La llamada “diarrea crónica del lactante” (DCL), que se ha convertido en un trastorno raro en los países desarrollados, es causada por malabsorción grave secundaria a daño adquirido de la mucosa intestinal debido a infección, inflamación o reacción alérgica. La “diarrea intratable de la infancia” se refiere a enteropatías congénitas que involucran el desarrollo o la renovación de la mucosa intestinal que lleva a falla intestinal muy prolongada o a menudo irreversible [1]. El síndrome de intestino corto (SIC) es un estado de malabsorción posterior a la resección extensa del intestino delgado. Las consecuencias funcionales así como el pronóstico del SIC dependen de la longitud del intestino delgado ajustada a la edad, el sitio de resección y la presencia de colestasis [2].

Message Box 19 Icon
La diarrea crónica de la infancia o el síndrome de intestino corto requieren nutrición parenteral en combinación con alimentación oral o alimentación enteral. Se debe promover el uso del tracto gastrointestinal lo más tempranamente y lo más posible de acuerdo con la tolerancia clínica y prevenir la aversión a la alimentación.
La causa de la resección y la edad del paciente influyen también sobre la capacidad funcional del intestino remanente y su potencial de adaptación [2,3]. Para mantener un estado nutricio óptimo durante el largo periodo necesario para la adaptación del intestino delgado remanente, la nutrición parenteral (NP) es el pilar del manejo, pero se debe proporcionar toda la alimentación oral o enteral posible a través del intestino para mejorar los procesos fisiológicos de la adaptación del intestino corto. Además, en los lactantes o en los niños las habilidades de la alimentación oral tienen que adquirirse o mantenerse. Existen diferentes conceptos respecto a la composición de la alimentación (elemental, semielemental o polimérica) y sobre cuál debería ser la vía de administración (alimentación oral o alimentación por sonda gástrica). Los estudios actuales no proporcionan datos basados en evidencia para establecer recomendaciones para los pacientes con SIC. Los pacientes que sufren afección de la mucosa intestinal o de la motilidad intestinal requieren también periodos prolongados de NP.